2015

2016
2016

Otro año que se nos va. Éste, con 1.507 kilómetros corridos. Una cifra aceptable si tenemos en cuenta que son unos 90 kilómetros menos que en 2014, el año que corrí dos maratones, por ninguna este 2015. Quizá sea éste el rasgo más destacado del año, la falta de una maratón en la temporada de un maratoniano… Pero lo que pasó, pasó, Chicago no pudo ser y las alternativas que había… pues eso, tampoco llegaron a ilusionarme y el año terminó más con más pena que gloria (pero vamos, mucha más pena de lejos). Para 2016 no he querido arriesgar a finalizar otro año en blanco y ya estoy inscrito al maratón de Madrid y el día 4 de enero empezamos (bueno, empiezo) a entrenar siguiendo el mismo plan que para Chicago con alguna que otra adaptación (pequeñas, tampoco hay que tocar demasiado lo que iba bien).

Del resto del año no hay mucho que contar. No ha habido grandes marcas, ni malas ni buenas. Y en total he corrido cuatro carreras de 10 kilómetros: Liberty, Canillejas, la de la AVT y el Trofeo Akiles (nunca había corrido las dos últimas, y me gustaron); y tres medias maratones: mi querida Zamora, Alcalá de Henares y Azuqueca de Henares (en esta también debuté y, a pesar del calor y las tres vueltas, me gustó). Y se acabó. No creo que me haga ningún selfie mostrando mis dorsales porque más que mostrar orgullo iba a darme vergüenza.

Un año gris como gris ha sido el día de hoy cuando salí a despedir el año haciendo una de las cosas que más me gustan, correr.

Feliz salida y entrada de año.

Next stop: Chicago

Chicago Marathon... I'm in! :)
Chicago Marathon… I’m in! 🙂

No sé cómo lo hago, pero desde que vi que los astros se alineaban sobre una suerte de curiosas coincidencias que detallé no hace ni diez días en mi entrada «De Sueños y Loterías«, supe que iba a correr en Chicago. A pesar de ser consciente de que más del 60% de las solicitudes se iban a quedar sin plaza, sabía que a mí me iba a tocar, que me tenía que tocar. Lo sabía. Y lo fue. Chicago va a ser mi segundo Major consecutivo, justo tras haber corrido en Nueva York en 2014, donde tuve la misma suerte en el sorteo que he tenido hoy (una única participación en el sorteo y para adentro).

Cuando acabé de correr aquel maratón, el pasado noviembre, decidí reservarme y no participar en ningún maratón de primavera (adiós, Madrid) para recuperarme y estar pletórico en otoño (soy de los que opinan que con un maratón al año basta y sobra). Y a principios de año, en mi post de propósitos para esta temporada «Un Paso Adelante» dejaba claro (en mayúsculas y negrita) que mi único objetivo era «REBAJAR MI MEJOR MARCA PERSONAL EN MARATÓN». Pues bien, ¿qué mejor escenario que Chicago? Una de las maratones más planas, en un año en el que estaré descansado y en una ciudad que me apetece mucho conocer junto a mi familia.

Soy muy afortunado, lo sé. Y tengo que aprovecharme de ello.

Deseadme suerte, conseguir una marca de 3:25 junto al lago Michigan no va a ser tarea fácil, pero árboles más altos han caído. 😉

Y acabo con un poco de blues 🙂