2019

2019Como es ya tradicional en este blog (aunque este año se me ha demorado el tema un poquito), llega la entrada en la que evalúo un poco lo que ha sido el año que nos deja en términos deportivos. El 2018 fue un año horrible, como ya conté en la entrada correspondiente. Sin embargo, este 2019 me ha dejado con otro sabor de boca. Por fin. Mucho mejor.

Si nos vamos a participaciones en carreras, no hemos avanzado mucho: un 10K en Torrejón, la media de Azuqueca y el maratón de Valencia. Y ya. Las dos primeras en un estado de forma deplorable y la maratón, que ha sido la prueba con mayúsculas, la niña mimada del año. Tenía ganas de haber corrido al menos una carrera más: la media de Zamora, en marzo; pero no pude porque en esa fecha estuvimos de obras en casa. Pero, vamos, que una carrera más, una menos en un año con tres pruebas en el haber… no viene sino a reafirmas que de dorsalitis padezco poco.

Pero vamos a lo bueno. Este año 2019 he corrido más (1667 kilómetros, por 1023 en 2018), he corrido mejor (con la sensación de ir bastante más rápido) y he podido correr sin ninguna lesión, beneficiándome también de una importante bajada de peso durante la preparación del maratón. Y eso es lo más importante y lo que ha definido que este año haya sido en términos generales buenos: correr más, correr mejor y aun así no lesionarse. Quizá lo que todos o la mayoría de corredores populares deseamos.

Pero 2020 ya está aquí y además el principal objetivo del año también está perfectamente definido porque ya estoy inscrito: la maratón de Oporto el 8 de noviembre. Así que este año seguiré corriendo maratones y descubriendo nuevas ciudades que es una forma maravillosa de vivir. Volver a correr 42K en Madrid, por tanto (un año, un maratón) tendrá que seguir esperando. De momento sigue sin motivarme y mi última participación en 2016 tampoco está tan lejos. Llegará de nuevo el momento de correrla, supongo, pero todavía no.

Pero aún tengo muchos más propósitos para 2020, otra cosa es que luego se concreten: me gustaría volver a correr en Zamora; para mayo, un mes con buen tiempo en el que me apetece siempre correr, Azuqueca me sigue pareciendo una muy buena opción; también tengo ganas de un trail corto, no muy técnico para disfrutar corriendo por el campo; y, cómo no, volver a Canillejas, a Moratalaz… y a disfrutar de una Sansil pero que no sea Madrid… quizá Alcalá y con la camiseta del Gimasio Olimpia… ¿por qué no?

Feliz y Deportivo Año Olímpico 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .