Corredores callejeros

Rob Falsini es un músico callejero al que es fácil escuchar en Covent Garden, en Londres. Llega con su abrigo y con su gorra y arrastra unas maletas con ruedas en las que transporta el ampli, su guitarra y el micrófono. Al poco extiende la funda de la guitarra en el suelo por si quieres depositar unas monedas y empieza a cantar. Versiona a los grandes, a las auténticas estrellas, y una tras otra van saliendo de su garganta canciones de U2, Tears for Fears, Pink Floyd, The Verve, Keane… Incluso vende copias de su propio CD con canciones originales… aunque esas no son las preferidas de los turistas.

Músico callejero, no me es difícil imaginarle viajando al centro de Londres desde algún barrio del extrarradio en metro, con sus maletas de ruedas y su guitarra a la espalda. Con la vista fija en el suelo, como queriendo pasar desapercibido, como cualquier otro pasajero. Rob canta durante horas para comer, quién sabe si para sacar adelante una familia. Pero no es un mendigo. Todo lo contrario. Cuando Rob canta es un artista y la plaza, la calle, es su escenario y los artistas pisan con fuerza el escenario y lo hacen suyo. La gente se para, le hace corro y le escucha. Alguno hasta deja unas monedas sobre la funda de su guitarra. Ya no es el tipo gris y tímido que hace un par de horas arrastraba unas maletas y una guitarra por el metro sin atreverse a mirar a los demás… aunque lo volverá a ser cuando recoja los bártulos y regrese a casa. Pero eso será más tarde. Ahora canta, ahora Rob es la estrella y no se cambiaría ni por Bono ni por Richard Ashcroft ni por Roger Waters. Es un músico callejero, pero un músico digno.

Los corredores populares somos un poco esos músicos callejeros. Estamos lejos de esas grandes estrellas que ganan medallas en los Juegos Olímpicos o ganan los grandes maratones. Nos desplazamos a las carreras con nuestros geles y nuestra equipación a cuestas, buscando una marca que creemos merecer y que nos ha costado muchas horas de esfuerzo. No somos estrellas pero una vez nos colocamos en la línea de salida, con nuestro dorsal en el pecho y empezamos a correr, en nuestro esfuerzo, en nuestras ganas, nada nos diferencia de ellos. Porque corriendo todos somos Damien Rice, todos somos Mick Jagger, todos somos Bruce Springsteen y como el Boss también nosotros nacimos para correr.

Pero llegaremos a meta y no habrá prensa que nos fotografíe, ni podium, ni los periódicos hablarán de nosotros al día siguiente porque eso lo seguirán copando Bekele o Kipsang. Y volveremos en metro a casa, con el dorsal entre las manos, en busca de una merecida ducha y quizá también evitemos la mirada huraña de los demás viajeros… ¡qué entenderán ellos de nuestra locura, qué sabran!

Y a la salida quizá te encuentres con un músico callejero y buscarás una moneda en tu bolsillo porque él sí, él sí comprende tu locura… y tú la suya. Porque tú eres un corredor callejero y los dos venís, como cantaba U2, de donde las calles no tienen nombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s