Diez consejos navideños para engancharte a correr

1.- Pruébalo. Corre. Ponte unas zapatillas, un pantalón corto y una camiseta (no necesitas más), sal a la calle y corre. Si no lo pruebas nunca sabrás si esto te hubiera gustado y, por el contrario, si sales y decides que no te gusta, ya podrás tacharlo de tu lista.

2.- Si no tienes ganas de salir a correr, no lo hagas. Si ya corres regularmente pero notas que hay veces que te sientes obligado a salir a entrenar cuando no tienes ninguna gana, te lo repito: no lo hagas. Nunca te sientas obligado a salir a correr. No hay nada más fácil de aborrecer que lo que nos obligan (o nos obligamos) a hacer. Si un día no te apetece salir, no salgas. Quédate en casa y lee un libro o vete al cine o a esa exposición que acaban de inaugurar. Seguro que aprovecharás mejor el tiempo.

3.- Cuando corras, exígete un poco. Es la otra cara de la moneda. Has salido a correr porque te apetecía y querías, así que te toca sudar y no tocar(te) la gaita. No quiero decir que salgas a rodar a muerte, con el cuchillo entre los dientes, todos los días, no (ese es el mejor camino para dejar de correr para siempre… por lesión). Sólo digo que cada vez que salgas a correr intentes sufrir un poquito, que tu cuerpo llegue a casa cansado mientras que tú lo hagas con una sonrisa en la boca.

4.- Varía. Pero varíalo todo: cambia de circuitos, corre por la mañana, por la tarde, por la noche, en primavera, en verano, en otoño y en invierno; corre cuando haga sol, pero también cuando esté nublado, cuando haga viento, cuando llueva a mares y hasta cuando nieve; corre por asfalto, por aceras, por senderos, por montaña y por el descampado más cercano. Y varía también de ejercicios: unos días rodarás largo, otros harás cambios de ritmo, otros meterás cuestas rompepiernas, otros irás a ritmo y otros los harás en progresión. Pero, sobre todo, disfruta.

6.- Date un capricho de vez en cuando. Cómprate algo bonito y sal a estrenarlo: un cronómetro, unas mallas, unas zapatillas que te gusten, unos calcetines horteras, la camiseta de tu última carrera, cualquier cosa que te haga ilusión y te puedas permitir.

7.- Presta atención a las personas que te rodean. Nunca, nunca, nunca creas que el running es más importante que ellos. Aunque se te dé muy bien esto de correr o aunque tengas una carrera “importantísima” cerca. Ningún entrenamiento, ninguna carrera, puede compararse a pasar una tarde con tu hijo, o ayudando a tu padre mayor que no sabe configurar un móvil, o a salir a tomar un café con ese colega que hace tanto que no ves y que necesita contarte algo muy importante para él. Entrenamientos hay muchos y difícilmente te acordarás de ninguno de ellos en cuanto pasen unos meses; sin embargo, momentos memorables con los que queremos, hay muy pocos, y te acordarás de ellos siempre.

8.- Compite. No vas a ganar ninguna carrera, pero de vez en cuando (y sólo de vez en cuando) apúntate a una competición y disfruta de tus progresos, del ambiente, de correr rápido, de Madrid, de Barcelona o de tu pueblo. Déjate seducir por el “efecto dorsal” (ya sabrás qué es eso cuando te lo pongas) y recuerda que tu rival sólo eres tú.

9.- Márcate objetivos, pero asegúrate que sean realistas y trata de cumplirlos. Educa tu voluntad, tu perseverancia, tu constancia y tu tesón. Sé disciplinado, pero flexible a la vez. Ayúdate de planes de entrenamiento, pero recuerda que son sólo herramientas que te ayudarán a conseguir el objetivo… y créeme si te digo que cumplir con el plan de entrenamiento no es el objetivo. Escucha a tu cuerpo y entrena tu mente.

10.- Por último, relativiza todos los consejos que te den. Escucha a unos y otros, investiga, lee y relaciona todo esa información con tus propias experiencias. Saca conclusiones y encuentra tu propia motivación, que ya eres mayorcito, hombre. ¿O acaso quieres pasarte la vida siguiendo los consejos que te dé este abuelo Cebolleta o cualquier otro con el que te cruces por el camino? No, ¿verdad?

Feliz Navidad a todos.

Anuncios

3 comentarios en “Diez consejos navideños para engancharte a correr

  1. Cuanta razón como siempre. Corremos porque nos gusta y porque disfrutamos, nada mas. Feliz navidad maestro.

  2. jaja, cien por cien de acuerdo con cada uno de los consejos!! Soy runner medio novata, medio salgo cuando tengo un rato para desconectar, pero quiero poner constancia dentro de mi y salir día sí, día también, unos días un poco más y otros días un poco menos.

    Gracias por esos consejos, y felices fiestas 🙂

    1. Gracias a ti por comentar. Ánimo en ese proceso de conectarte a correr. Todo lo que te aporte buenas sensaciones será bueno, ya sean muchos kilómetros o pocos, eso da igual. Disfruta mucho. Felices fiestas también para ti!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s