La Mitad

Pues a lo tonto a lo tonto, si hace poco hablaba de la cuarta parte, ahora tengo ya que hablar de la mitad. De aquí al 24 de abril ya es todo cuesta abajo. Hay que ver lo rápido que pasa el tiempo. Creo que fue Chéspir el que dijo aquello de que “el tiempo pasa muy rápido para los que temen”. Y eso es lo un poco lo que nos pasa a los maratonianos, que vemos cómo se va acercando inexorablemente la fecha de la carrera y tememos no estar listos para lo que se nos viene encima (42 kilómetros, señora, 42). O por lo menos eso me pasa a mí. Pero dejémonos de autores ingleses y apliquemos el sentido común español que siempre ha dicho aquello de que el tiempo es oro y el que lo pierde es un bobo.

Pues bien, durante estas cuatro semanas yo he sido un poco bobo y en vez de seguir el plan a pies juntillas he preferido competir un poco y eso ha traído como consecuencia que las semanas siguientes a las competiciones el cuerpo no estuviera para muchas tonterías. Es decir, que hacía menos que lo que el plan me decía que había que hacer. Y así como quien no quiere la cosa he acabado el ciclo con 40 kilómetros menos de los que debería. En total han sido 231 kilómetros en 4 semanas, lo que da una media de 57,5 kilómetros por semana. Si hubiera completado el kilometraje planeado, la media sería de 67,5 kms./semana, mucho más acorde con una planificación de maratón.

Por lo demás todo muy bien. No he sufrido ninguna lesión, no corro con molestias de ningún tipo y las competiciones en las que he participado (y-no-debería -pero es que en su mayor parte han sido gratis porque me han tocado en sorteos y a eso uno no se puede resistir-) han sido duras y sin embargo han salido a unos ritmos bastante interesantes. Por ejemplo, la media maratón con la que cerré la octava semana de entrenamientos ha salido a un ritmo superior al que corrí en los 10K del Trofeo Paris que se disputó justo el día anterior a iniciar el plan. Eso evidencia una mejora sustancial en el estado de forma.

Lo peor sigue siendo este tiempo invernal que tanto odio, que tantas ganas de correr me quita, y que en este segundo cuarto del plan ha ido a peor. Pero bueno, la primavera está a la vuelta de la esquina, los almendros están todos en flor y el campo verdea, así que en cuanto suban un poquito las temperaturas tendremos una primavera exhuberante y para los que no tenemos alergia será un gusto salir a entrenar. Al menos esa es mi esperanza.

P.S. Tengo que ir pensando en renovar las zapatillas de entrenamiento. Las Pegasus que tanto critiqué al final se han portado y siguen activas, amortiguando todavía muy bien, pero acaban de superar los 1.000 kilómetros y no quiero correr riesgos.

Volveré a las 3/4 partes. Hasta entonces, un poco de música…

“Meet me halfway”  😉 – Black Eyed Peas

Anuncios

3 comentarios en “La Mitad

  1. ESto vuela Carlos¡¡¡, yo te ve muy en forma y en clara evolucion asi que pinta que te saldra una magnifica maraton pese a no cumplir los kms, aun tienes tiempo de meter mas kms con una o dos tiradas de 30 kms sera mas que suficiente, ademas del trabajo habitual de acumulacion de kms, tu eres como yo no nos va el frio pero ya le quedan dos telediarios y a volar sin el frio que retenga nuestras patillas.
    Un abrazo¡¡¡ y a seguir tan bien¡¡¡.

  2. Yo creo que vas bien, muchas veces nos cargamos de kilómetros y al final llega uno quemado. Y por favor no hables de frio, si salgo a entrenar con la ropa de primavera este año, ni una helada he pillado este año.
    Animo que ya queda menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s