21K Maratón Vías Verdes Arganda del Rey 2016

Maratón Vías Verdes Arganda del Rey
Maratón Vías Verdes Arganda del Rey

Tercera edición de esta carrera que al final he podido correr. No estaba previsto por plan, pero un sorteo de un dorsal por Twitter de Run Academy se metió por medio, participé y me tocó, así que a caballo regalado no le mires el diente, dicen. Y digo que al final he podido correrla porque se desarrolla a lo largo de un viejo trazado de ferrocarril en desuso y a fin de cuentas mi padre es jubilado de la RENFE, un hermano de mi madre también era ferroviario en FEVE, en Cistierna; y yo mismo hice la mili en ferrocarriles, como ya conté una vez. Es más, cuando empezó a surgir esto de las vías verdes me compré las dos guías que publicó sobre ellas la Fundación de los Ferrocarriles Españoles y con mi padre me recorrí un verano el viejo trazado sin acondicionar del Tren Burra (de Palanquinos a Medina de Rioseco) y, ya en Madrid, precisamente, también en bici, la vía verde del Tajuña cuando sólo estaba abierto el tramo de Morata de Tajuña a Carabaña. En definitiva, soy un friki fan.

Una vez dado esto por sentado, vamos a hablar de la carrera que es lo que importa. Lo primero que tengo que decir es que la logística es lo más complicado. El dorsal se pudo recoger el viernes en Madrid y el sábado en Arganda del Rey. Pero para los que somos de la periferia la única opción era recogerlo el día de la carrera en el polideportivo que serviría de meta… ¡de seis a siete de la mañana! Así que el madrugón fue importante y gracias a un poco de organización con mi mujer pude acercarme en coche. De otro modo no sé cómo habría podido llegar a Arganda en hora porque, a pesar de que el metro llega hasta allí, que yo sepa abre a partir de las 6:15 y un domingo a esas horas no es que haya mucha frecuencia. El caso es que a las 6:30, con un frío de mil demonios, pude recoger el dorsal y el billete de autobús sin incidencias.

Billete de bus, eso es algo que necesita también explicación. La inscripción de la carrera es muy asequible, pero no incluye el bus. Se adquiere por separado al hacer la inscripción, 6 euros. ¿Por qué hay autobús? Porque la carrera acaba en Arganda, pero las salidas están en otros pueblos: los 21K en Morata, los 30K en Perales y los 42K en Carabaña. Por un lado bien, porque los participantes que se organicen pueden ahorrar un poco utilizando varios coches o a un familiar que les acerque a la salida que corresponda. Por otro lado, mal porque al final el precio final se encarece por algo que no pensabas. En cualquier caso, dejar la libertad al participante de contratarlo o no pienso que es la opción más adecuada. Además el rollo bus de runners me recordó un poco a Nueva York… salvando un poco las distancias que puede haber entre Nueva York y Morata de Tajuña, claro.

Las tres carreras saldrían a la misma hora cada una desde una salida distinta. La nuestra, la de los 21K, estaba situada en la plaza mayor de Morata, desde donde también salió la carrera de handbikes un poco antes de la salida general; y la de patines (muchos extranjeros, por cierto), que salieron a continuación de las sillas.

Corredores no éramos muchos, unos 200. Mejor, porque la vía verde tampoco es muy ancha. Me encontré con Roberto, con el que ya corrí alguna que otra carrera cuando él empezaba en esto (Canillejas, la Liberty) y que hizo un carrerón (antes le marcaba ritmos y ahora ya sólo le veo el trasero en la salida, ;)). También coincidí con el chico del que hablé en la crónica del Trofeo Paris, pero esta vez íbamos a ritmos distintos, le dejé atrás en los primeros metros y no le volví a ver.

De la carrera tenía la duda de si el circuito sería de 21.000 metros o si sería una media maratón con sus 21.097 metros porque la distancia se anuncia como 21K y tan sólo sabía con certeza que los puntos kilométricos irían marcados hacia atrás (para que sirvieran para las tres carreras).

Tras el pistoletazo de salida se va subiendo por el pueblo hasta encontrar la vía verde pero en dirección Perales, aunque a los pocos metros se da un giro de 180 grados para volver hacia Morata, cruzar el pueblo en línea recta y retomar la vía verde al otro extremo. Todo sin dejar de picar hacia arriba. Trato de no fijarme en los puntos kilométricos de la organización y seguir sólo mi GPS pero me pareció que los carteles los pusieron más bien donde pudieron y no tanto donde deberían haber estado.

Salvo el primer kilómetro, el resto de la carrera se hace en fila de a uno y eso con la suerte de tener un grupo cerca porque el pelotón puede estirarse tanto que hay muchas posibilidades de correr solo. Mi plan era hacer 15 kilómetros de tranqui y los 7 kilómetros restantes a ritmo de maratón, que se correspondía con la sesión de calidad de esta semana y que no cumplí para hacerla en carrera aprovechando el “efecto dorsal“. Lo que no sabía era si hacerlos al final de la carrera, en el medio o al principio, pero el primer kilómetro ya me sale a 5′ “pelaos”, y encima antes de salir del pueblo veo que el grupo en el que voy se va quedando y los del grupo delantero se me van, así que encima acelero para no perderlos y ya, a pesar de que hasta casi el kilómetro 10 la carrera va subiendo y parece que la cuesta no tenga fin, todos los kilómetros caen por debajo de cinco. Me quedo a cola de un pelotón cuyas unidades cada vez se van distanciando más. La senda sigue subiendo “hasta la cementera” dicen. Vamos bastante arriba, por la ladera de una colina (no me atrevería a llamarlo monte) y hay unas vistas espectaculares del entorno. De vez en cuando incluso hay carteles anunciando peligro por ganado suelto. Mucho olivo y la mole de la cementera presidiendo el paisaje a lo lejos. Pero hace frío y viento y eso resta encanto al asunto y añade dificultad a la carrera. Por fin llegamos a la cementera y la bordeamos por detrás. El sonido es horroroso. Qué pena que una mole así estropee un sitio tan bonito.

Los avituallamientos bien surtidos con frutos secos, fruta, etc., aunque yo solo busco agua que sé que es lo que me va mejor. La dan en vaso. Para mí mejor pues sólo tomo un trago o dos y así no se desperdicia tanto. A la gente no le gusta, pero yo después de Nueva York tengo la técnica bien aprendida: juntar los bordes del vaso, girar la cabeza y ¡al buche!

La senda se allana a partir del kilómetro 10 pero la gente con la que voy no lo aprovecha y no suben de ritmo, así que no me lo pienso, voy bien y empiezo a adelantar. Desde este momento no tengo consciencia de haber sido adelantado por nadie. Poco a poco adelanto primero al que me precede y subo el ritmo hasta que llego al que va delante de él, me quedo detrás unos segundos para recuperar fuerzas y protegerme del viento y vuelvo a adelantar y así sucesivamente. Los kilómetros 12, 13, 14 y 15, de bajada, me salen a 4:10-4:15 y llegando a Arganda me estabilizo en los 4:30 excepto el que coincide con la cuesta (corta, pero inclinada) del Hospital del Sureste que se me va a 4:40. A partir de ese punto entramos en Arganda y callejearemos los últimos kilómetros hasta la meta. Todos los cruces están vigilados por policía y voluntarios que iban indicando el camino, imposible perderse. Sigo sobrepasando corredores, el último a menos de un kilómetro de la meta. Llevo a la quinta chica a unos cien metros y poco a poco le voy recortando. Al entrar en la pista de atletismo no me llevará más de 50 metros. Me siento con fuerzas para esprintar y rebasarla, pero sólo estamos los dos en corriendo en la pista y me parece que no tiene sentido. Me relajo y le dejo una distancia prudente para que entre sola y a los pocos segundos entro yo. Tiempo final 1:37:36 (a un ritmo de 4:36). 48º de 205 finishers y mejor marca en media maratón desde el año 2011. Estoy contento, la preparación para Mapoma va dando sus frutos (como para no darlos, con los madrugones que me pego).

En meta medalla, bolsa del corredor bien maja y una camiseta muy bonita de 42K. Y en la zona de meta: fisioterapia, cerveza, caldo, salchichas con patatas fritas, barritas energéticas, agua, isotónico, refresco… un banquete en toda regla.

En definitiva una carrera muy recomendable, bien medida, bien organizada (la organización envía el día antes un racebook al correo electrónico con toda la información y el mismo día de la prueba ya estaban los resultados online), con una participación modesta (que a mí me encanta) y en un entorno natural digno de conocerse.

Lo peor, el madrugón y la logística para acercarse a Arganda en todo lo que no sea transporte privado.

Anuncios

6 comentarios en “21K Maratón Vías Verdes Arganda del Rey 2016

  1. Lo primero, una gran alegría verte y segundo, este año vas hacer un gran maratón en Madrid, estas muy bien. En cuanto a esta carrera, la verdad que me gusto mucho. Carrera dura y un recorrido muy bonito. Yo sufrí mucho por no conocer el recorrido, tenia que haber reservado un poco en la subida y me hubiera ido mejor, pero contento por superarlo.
    Gracias por tus palabras.
    P.D.: El año que viene si te animas, cuenta conmigo para hacer mas fácil la logística.

    1. Gracias, Rober. A mí también me gustó verte y por supuesto la carrera que te marcaste, de diez. La organización de la carrera muy bien. Me dieron mucha envidia los ciclistas. Tengo que sacar la burra este verano y hacerla.

  2. Que estabas mayor eh….jajajja, me alegro mucho de esa mejora que es realmente sorprendente y que vuelvas a ser ya por lo menos el del 2011 que corria bastante. Mapoma pinta muy bien, a seguir asi Carlos, a tope y tan motivado como estas, sorprendido me hayo…
    Un abrazo….

  3. Por cierto, las vias verdes son una maravilla, cada momento es distinto, cada paisaje tambien y el terreno tambien, pura incertidumbre que hay que saber interpretar para dosificar bien. Que suerte teneis muchos o es facil eso de que toque dorsal o no se pero conozco bastantes que ganan cosas en sorteos de esos…

    1. Sí, Rafa, muy a gusto reencontrándome con el yo… más joven 😉. Las vías verdes son una delicia y correr en medio de la naturaleza pero con la rapidez que da el asfalto aún más. Y hazte un Twitter y participa en los sorteos. A mí ya me han tocado dos dorsales! ☺

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s