Si Marty McFly fuera runner

 

back-to-the-future_3472943bA no ser que uno viva en la inopia, quien más quien menos se habrá enterado que hoy día 21 de octubre de 2015 es la fecha señalada para que nos visite un tal Marty McFly. Sí, el prota de “Regreso al Futuro“. Mucho se está hablando de los aciertos y errores en las predicciones de la peli de Robert Zemeckis aunque ese 2015 de la película no fuera otra cosa más que un juego, un trasfondo ficticio por el que pudiera discurrir la trama. Y seguramente fue algo divertido para los guionistas de 1989 que disfrutarían como gorrinos imaginando ese 2015, si bien nunca llegaran a pensar que aquello pudiera causar tanto revuelo 30 años después. Tampoco es que se rompieran la cabeza a pensar: todo el mundo por aquel entonces imaginábamos el siglo XXI como algo lleno de naves espaciales, colorines y viajes interplanetarios. La realidad ha resultado ser mucho más aburrida. Lo bueno de esto es que a partir de mañana todo esto se olvidará, será pasado y pasado quedará (aunque os prevengo desde ya que Terminator databa la rebelión de las máquinas en 2029, así que preparaos, que dentro de 14 años la tenemos montada otra vez).

Sin embargo, la situación da para un pequeño paralelismo entre la forma de correr en 1985 y la de 2015. Es decir, si McFly fuera runner, ¿habría notado mucha diferencia entre el running de su época y el de hoy en día? Yo creo que no. Quizá se habría sorprendido de la cantidad de gente que corre, aunque es cierto que todo el mundo habla que ya de los años 70 como la época en la que se inicia la popularización del running. Pero lo mismo que eso le habría sorprendido la cantidad de coches que circulan por las calles. Ni siquiera la ropa utilizada para correr. Si bien es cierto que los colores pueden ser más estridentes ahora, no es menos cierto que el tejido técnico ya se conocía y se usaba en los 80, como se puede comprobar en cualquier fotografía de atletas de, por ejemplo, los Juegos Olímpicos de 1984. Y con las zapatillas, lo mismo. La tecnología de cámara de aire o de gel ya era ampliamente utilizada por aquella época, Adidas también empezaba a desarrollar su Tosion System y las zapas de colores vistosos tampoco eran ninguna novedad. Quizá los logos de las marcas han cambiado y también que algunas como Kappa, Karhu o Le Coq Sportif pues ya no sean tan frecuentes de ver.

Es probable que hoy en día haya más zonas verdes o zonas habilitadas para la práctica del atletismo (y del ciclismo), pero a cambio en los 80 tenían menos coches en las calles y muchos más espacios sin urbanizar (descampados) por donde entrenar. Y si Marty frecuentara la pista habría notado que el tartán se ha impuesto con fuerza sobre lo que era habitual en 1985: las pistas de ceniza, de tierra o de arcilla.

Nada nuevo bajo el sol, en definitiva. Sin embargo, en lo que sí habría visto mucha diferencia es en la tecnología que acompaña a los corredores. Seguramente él como corredor entrenaría por circuitos previamente medidos con la sola compañía de un cronómetro Seiko o Casio para tomar referencias y se tomaría el pulso directamente con los dedos, contando las pulsaciones de los primeros seis segundos y multiplicándolas por 10 para posteriormente fiar todos los datos a la memoria o a una libreta de entrenos.

Por eso, imagino que a Marty McFly lo que más le fascinaría sería eso, el pequeño reloj (un poco gordo, para su gusto) atado a la muñeca de cualquier runner promedio, con todas las funciones de un cronómetro, que a la vez se conecta a unos satélites en el espacio que le indican la distancia que ha recorrido, le da la altimetría del circuito y a través de un pequeño sensor luminoso le mide hasta la frecuencia cardiaca… ¡todo a la vez! Y ya cuando se enterara de que también podría dejar en casa el walkman con sus cintas de cassette y oir desde el mismo reloj a Sammy Hagar, Michael Jackson o Huey Lewis and The News

Great Scott. Some serious shit!

 

Anuncios

3 comentarios en “Si Marty McFly fuera runner

  1. Si, tambien en eso algo ha cambiado la cosa, pero no demasiado y no supone permitirnos correr mas rapido. No ha habido revolucionarios metodos de entrenamiento, ni alimentacion demasiado especifica, de hecho los records mundiales logicamente han bajado pero de una forma logica, con medida, nada del otro mundo y menos en las chicas que frecuentaban el dopaje en los 80 y ahi siguen algunos records aun. Solo hemos cambiado nosotros, sobretodo nosotros que tenemos 30 años mas y que pronto por tanto acabaremos corriendo menos que hace 30 años. Lo demas un poco mas de lo mismo pero mejor. Yo como no oigo musica y no llevo gps y llevo las mismas nike pegasus que hace 30 años pues no lo noto demasiado, eso si mi chandal fosforito de adidas con el logo antiguo, ahi esta guardado como reliquia. Bonita entrada Carlos, tocando la originalidad. Las pistas de ceniza en 1985 ya no existian yo creo, no recuerdo haberlas visto nunca y las de tartan ya habia algunas.
    Un abrazo y corre que te pillo¡¡¡. jajaja.

    1. Gracias Rafa. Poco ha cambiado, sí. Incluso creo que antes eran pocos pero corrían más. Ahora somos muchos, pero somos más corredores recreacionales, no tan competitivos. Salvo tú y ese subir 45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s