Pasaba por aquí… y me he dicho

Cuánto tiempo sin pasarme por aquí, ni siquiera a saludar. Y quizá debería hacerlo más, aunque sólo fuese como un momento de calma o como terapia para curarme de un día a día que de un tiempo a esta parte cada vez se me desboca más sin poderlo remediar. Ojalá pudiera tomarme un año sabático, cerrar asuntos, abrir otros, poner en orden los cajones de mi existencia. Tantos frentes abiertos no son buenos. Lo cierto, es que el running sigue ahí, justo al otro lado de la puerta de la calle, y continúa siendo el rinconcito en el que refugiarme, el momento del día en el que mis únicas preocupaciones son la respiración y el ritmo. Mi chute de endorfinas en vena. Y si fuera por mí abusaría aún mucho más de esa droga. Pero no me queda tiempo. Así que, teniendo en cuenta mi estado de forma y mis objetivos correriles para este otoño hay ya dos cosas que tengo claras. La primera es que en dos semanas estaré corriendo en Nueva York. La segunda es que voy a sufrir para acabar.

Hace unos días estuve comparando la preparación para Mapoma con lo que he podido entrenar para NY y los resultados son para llorar. No es que haya entrenado sólo algunos kilómetros menos que en primavera, no… es que voy por debajo en más de 200 kilómetros. Y los ritmos tampoco salen. Si justo antes de Mapoma ’14 rodaba alegre a 4’45”, ahora el día que me siento a gusto corriendo a 5’15” es que no me lo creo, soy tan feliz que doy palmas hasta con las orejas.

 Sólo este dato bastaría para plantearme seriamente abandonar la idea de correr 42 kms. Pero el maratón y yo ya nos conocemos, somos viejos enemigos, y sé que no puedo, que no voy a poder, comparar Madrid con Nueva York y que las 3:30 horas están fuera de mi alcance. Esta escasa preparación no me lo permite. Y lo sé, me ha pasado antes y sé que la única forma de correr bien un maratón es corriendo mucho los cuatro meses de antes. Y no lo he hecho y a dos semanas de la carrera tampoco lo voy a hacer. Pero sé que si sólo me planteo acabarlo, podré hacerlo. Porque también tengo una referencia anterior, la de la maratón de Barcelona ’13. Aquella vez, ya lo conté, llegué lesionado, sin haber podido correr apenas el último mes antes de la prueba. El día de la carrera tuve que rociarme en Réflex y los días previos e incluso el mismo día de la carrera, tuve que “atiborrarme” de Ibuprofeno para poder correr sin dolor. De hecho, en los corrales de salida, creía firmemente en que por primera vez iba a tener que retirarme, y pensaba en cómo sería esa sensación. La carrera fue una agonía desde el kilómetro 25 y pero pude finalizarla, ¡corriendo!, y en un tiempo de 3:56’06”. Por eso NYC va a caer.

 Y ese va a ser mi objetivo: sub 4 horas. Ya está, ya lo he dicho.

 Tampoco voy a mentir y decir que no me importa. Ya tengo una edad en la que cada vez va a ser más difícil correr no ya más rápido, sino rápido a secas. Lo que quiero decir es que cada vez tengo menos balas en la recámara para poder hacer una buena marca y el hecho de desperdiciar una de ellas por… un entreno largo en Nueva York pues… puede escocer. Pero después lo meditas y dices que bueno, que no está tan mal, que va a ser una experiencia, que mucha gente nunca podrá vivirla, que soy un privilegiado y que, además, voy a poder fijarme en detalles que seguramente se me pasarían desapercibidos de estar pendiente del crono. Y además, como no tenía GPS, ¡ha caído un Nike+ Sportswatch a la saca!

 Esta semana, o la que viene incluso, trataré de hacer una tirada un poco más larga (no tiene sentido tratar de guardar fuerzas al final cuando mi nivel de esfuerzo es tan escaso que a duras penas he podido rodar 40 kms. en total alguna semana que otra). Pero por lo menos quería llegar a ese km. 25 en el que empecé a sufrir en Barcelona y que eso me dé un poco de confianza extra para el día de la carrera.

 Es Nueva York, tío, ¡relájate y disfruta!

Garricar

  • BIB Number: 17543
  • Start Info: Green Wave 1 Corral E
  • Start Time: 9:40 AM
Anuncios

4 comentarios en “Pasaba por aquí… y me he dicho

  1. Sinceramente creo que esta carrera tu objetivo debe ser disfrutar, no mires ni una sola vez al reloj. Solo corre, disfruta de cada calle, de cada kilómetro. Piensa en la gente que te quiere, en la gente que te tenemos como un referente, como un maestro a quien seguimos. Vas a correr el maratón de maratones, has corrido muchos, los has preparado al milímetro. Pero este va ser especial…solo piensa eso durante 42 km y 195 m. y al acabar deja todas las cosas malas en Central Park.
    Disfruta y diviértete.

    P.D.: Recuerda, hagas 3:45, 4:00 para muchos seguirás siendo muestro “maestro”.

    1. Rober, eres un sol. Quiero disfrutarlo mucho, pero para eso tengo que evitar sufrir y ese es mi objetivo en estos 15 días, aumentar un poco el fondo. Me acordaré de tus palabras cuando la cabeza y las piernas se pongan tontas. Muchas gracias! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s