Antonio de Lanzarote

Mi mujer y yo hemos tenido un vínculo muy especial con las islas Canarias que se ha ido haciendo más fuerte con el tiempo. Tenerife fue el destino que elegimos para nuestro primer viaje juntos hace ya más de nueve años. De hecho, siempre decimos que nosotros nos “casamos” en un mirador de Anaga, con el Atlántico de testigo por ambos lados y rodeados de naturaleza. Y desde aquella vez no hemos dejado de escaparnos a esa tierra siempre que hemos tenido ocasión. Tres islas y nueve viajes ya. Allí nos hemos evadido de algunos golpes de la vida, allí hemos ido a celebrar mi cumpleaños, allí viajamos con Mateo en nuestras primeras vacaciones juntos los tres. Allí, en definitiva, hemos encontrado todo lo que vamos buscando: el mar, el sol, el descanso. Nos gusta Canarias. Nos encanta su paisaje y su paisanaje. Las islas Canarias son un don que la naturaleza ha dado a este país y ojalá todo el mundo pudiera conocerlas para darse cuenta, como nosotros, de que no hace falta ir al Caribe para descubrir el Paraíso.

Y este año las Canarias me tenían reservada una sorpresa. Este año decidieron que Lanzarote sería la isla elegida y Lanzarote dijo que sí, y que aunque estaba muy bien eso de correr por el carril-bici al lado del mar, ella era una isla que tenía muchos más encantos que ese para un corredor. Por eso estoy convencido de que la vida puso a Antonio allí y por eso influyó para que durante el último año nos fuéramos conociendo a través de nuestras palabras colgadas en el ciberespacio, él luchando en su isla de kilómetros contra el viento y yo y yo desde mi bitácora como runner anónimo. De Antonio se pueden decir muchas cosas, pero ninguna mala: que es el ángel runner de Lanzarote, que es el cónsul de los corredores en la isla y el embajador de la isla en el mundo runner. Por eso, si para este viaje tenía una cosa clara, cristalina como el agua de sus playas, era que tenía que encontrarme con Antonio. Y ocurrió. El primer encuentro con alguien que no conoces siempre es un “hola, mucho gusto”, pero con Antonio no sería así, no podía ser así; con Antonio ese momento no podía ser un encuentro, sino que tendría que ser un reencuentro, un “hola, cómo estás”. Y así fue. Antonio, el anfitrión perfecto, estuvo en todo y facilitó todo: la ruta, las fotos, las vistas, el material, la logística. Es imposible conocerle y no depositar en él toda tu confianza sabiendo que no te va a defraudar (demasiada confianza, tanta que se me olvidaron hasta las llaves -a lo mejor no fueron las confianzas y fueron las neuronas, que también pudo ser-). El caso es que de pronto todo está listo y te ves corriendo en una de esas crónicas suyas, en esos paisajes que tan fuera de alcance parecen desde la pantalla de un ordenador en la península. Y el jable, las calderas, los volcanes, los jameos, todos esos términos suyos son ahora míos también. Y entre nubes y viento, entre lava y sudor comprendo que este lanzaroteño de Córdoba esté tan enamorado de su isla y que quiera compartir ese amor con todos esos afortunados que acabamos yendo a visitarle para de su mano ir a visitar a los viejos dioses, a ese diablo de Timanfaya que también nos estuvo espiando desde el fondo de un cráter para acabar rugiéndonos en la cara.

Antonio y yo
Caldera Blanca, Antonio y yo

Podría decir otras cosas de esa salida, Antonio. Podría decir que fueron 15 kilómetros, o 459 metros de desnivel, o que llevamos un ritmo de 8:51 minutos por kilómetro. Sí, podría decirlo tal vez. Pero no sería lo que yo habría querido decir. Lo que yo quiero decir, lo que yo quiero decirte, es gracias. Gracias Antonio. A ti y a tu maravillosa familia por habernos acogido y guiado sin conocernos, por habernos dedicado parte de un tiempo siempre escaso para estar con nosotros. La próxima vez, en Madrid.

Y antes de decirte adiós, una cosa Antonio. Ojála la misma ilusión que nuestros hijos emplearon para dar de comer a los peces en Puerto Calero te sirva a ti durante mucho tiempo para que puedas seguir cuidando de esa isla y de nosotros, tus invitados, como lo haces ahora.

Puerto Calero
Puerto Calero y los peces

The pleasure and the privilege is mine

“There is a Light That Never Goes Out” (The Smiths)

Enlace a la entrada del blog de Antonio comentando las visitas de este verano: “Compartiendo kilometros

Anuncios

11 comentarios en “Antonio de Lanzarote

  1. Como echaba de menos una entrada en este blog. Carlos a tus seguidores aferrimos nos cuesta no leerte. Bonita experiencia y con algo de envidia, después de mi primera experiencia en el trail. Un abrazo enorme maestro.

  2. Llego a tu blog desde el de Antonio. Tengo el placer de haber coincido con Antonio en varias ocasiones (dos en Gran Canaria, una en Tenerife y otra en La Palma) y solo puedo confirmar todo lo que dices de él. Gran corredor y mejor persona.
    Respecto a Canarias que puedo decir, vivo en Tenerife y poco sitios hay como estas islas.
    Saludos y por aquí me quedo desde ahora…

    1. Hola, Sergio. Conozco tu blog y soy seguidor tuyo, aunque no te haya hecho nunca un comentario (del frente canario, pocos os escapáis de mí, jejeje). Antonio es un modelo de persona y muchos deberían aprender de él, yo el primero. Y de Canarias creo que ya lo he dicho todo, soy de esos “godos” que le han declarado amor eterno y espero seguir yendo por allí muchos años. Gracias por pasarte por aquí.

  3. Gracias Carlos, de verdad por todo, especialmente por venir aquí y poder enseñarte un trocito de este lugar, lo de las llaves fue fallo de los dos que yo tampoco estuve al loro 😉 pero al final hasta nos vino bien y todo.
    Un placer haber podido compartir cada minuto

    1. Antonio, gracias a ti. Yo estoy encantado de como salió el entreno y no lo cambio: me quedo con lo de las llaves, me quedo con las nubes y el rugir de Caldera Blanca. Pero en la próxima bajamos al cráter ☺

  4. Puro lujo Lanzarote, una isla que hay que visitar al menos una vez en la vida y es como estar en la luna, algun dia espero volver. Tener anfitrion de ese nivel y correr con el por alli y turistear mas lujo aun. Que envidia.
    Un abrazo Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s