El Runner Low Cost

Por los tiempos que vivimos, parece que asociemos low-cost a productos o servicios de baja calidad. Lo barato sale caro, decía siempre mi madre. Así que cierto desprestigio hay en eso del bajo coste. Yo, como runner, ya debo ser un producto low-cost: nunca he bajado de 40 minutos en 10 kilómetros, ni de 1 hora 30 en la media maratón y ni por equivocación me he aproximado a las 3 horas en la distancia mágica del maratón. Sin embargo siempre me han gustado las marcas de renombre y siempre me he declarado fan de Adidas, a pesar de mi penitente paso por la marca del swoosh por aquello del sensor de Nike que sólo se podía poner en sus zapatillas. Últimamente he redescubierto Karhu y mi nostalgia de los años 80 ha hecho el resto: chubasquero, Fulcrum Star… Pero  (siempre hay un pero). Stuart Mill, decía que el hombre es un homo economicus y yo digo que es verdad, que lo soy y me considero como tal. Ya desde mi etapa londinense, cuando era capaz de visitar hasta tres supermercados en la misma tarde para comprar los ingredientes de la cena buscando la óptima, a mi entender, relación calidad-precio. El folleto del Lidl es mi biblia y además fue ahí donde empecé a comprar mis primeros artículos runner low-cost: camisetas de compresión, mallas… después continué mi expansión al Primark donde encontré las mejores camisetas térmicas base layer.

Adidas Supernova Glide Boost 6
Adidas Supernova Glide Boost 6

Y, finalmente, ha llegado el momento de planificar, homoeconómicamente, el maratón de otoño. Mis Glide 5 se han metido más de 1.100 kms en un año entre suela y upper, incluida una preparación para el maratón, y a pesar de no haber debutado en la distancia de los 42 kms me veo obligado a rebajarlas del servicio activo y pasarlas a la reserva en Zamora. Las Glide 6 Boost se quedaban como mis únicas zapas operativas, así que lo primero que pensé fue en utilizarlas como zapas de entreno y comprar unas Karhu Flow3 trainer por internet. Pero el hecho de no poder probarlas (no he conseguido averiguar si existen tiendas donde las tengan físicamente sin tener que viajar a Helsinki) y, sobre todo, que fueran unas zapas mixtas y muy ligeras las aproximaban demasiado al concepto que tengo de las Glide 6 Boost que debo decir me han encantado como zapatillas para maratones: ligeras, estilizadas, estables, para nada duras y… ¡muy bonitas! Estoy enamorado de ellas. ¡Y no quería dos pares de zapas ligeras! Quería unas zapas para hacerles kilometradas, unas zapas de batalla, zapas de infantería, zapas pisahormigas. Y me acordé de una marca española y nada cara: Joma. Joma ha existido siempre. En mi época de adolescente estaban las J’hayber, las Yumas, las Kelme y las Joma. Y nunca había tenido unas.

Joma Titanium XV
Joma Titanium XV (fuente: Sprinter.es)

Después de investigar un rato largo porque la página oficial es un caos y distribuidores tampoco es que haya muchos, descubrí tres modelos que se podían ajustar a lo que andaba buscando: las Carrera, las Hispalis y las Titanium. Todas son zapatones ideales para darles tralla, quizá las Carrera hubieran sido las más cercanas a mi constitución, pisada y ritmos, pero no pienso ir a buscar un par al quinto pimiento, así que me decidí por las Titanium XV que estaban a la venta en el Sprinter al lado de casa. Quizá sean para corredores con más peso que yo, pero tampoco he notado que sean una barbaridad de pesadas.

Y mi homo economicus está encantado porque me han costado 40 euros.

PD: Ojo, la empresa es española pero en las zapas pone Made In China y no Made In Toledo.

Anuncios

3 comentarios en “El Runner Low Cost

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s