V Carrera Proniño: la crónica

Una de las cosas más comunes que pueden ocurrir cuando vives con un niño pequeño es que el canijo se ponga malito. Mateo lleva renqueando con una gripe varias semanas, con episodios esporádicos de fiebre incluidos. Nos ha tocado ir a ver un par de veces a Juan, su pediatra, y probablemente nos quede todavía verlo otra vez antes de las vacaciones. Bueno, que me desvío, el caso es que como progenitor, y si no lo sois, cuando decidáis serlo lo sabréis; cuidas del heredero como mejor puedes, sin importarte las consecuencias. Consecuencias a las que te enfrentas con el pensamiento más lógico del mundo: niño chiquitito, bacilos chiquititos versus papá grande, anticuerpos grandes… ¡Papá gana! Error. El curso de los acontecimientos real es: niño chiquitito, bacilos cabrones, papá grande, anticuerpos “mariquitas”… ¡El nene gana!

Por eso el martes estaba como cansado, débil. Pero achacaba eso a un mal fin de semana con ingreso hospitalario de mi madre incluido. Pero no. En el momento en que apareció la tos de tuberculoso podrido ya no hubo dudas sobre el origen de todo. Y desde entonces sigo así, tosiendo como un viejo y temiendo que cada vez que voy al hospital a ver a mi madre, como está en Neumología, me confundan con un paciente a la fuga y me aten a una cama hasta que vengan las autoridades sanitarias y certifiquen que no soy un peligro para la sociedad, aunque mis compañeros de trabajo lleven una semana opinando lo contrario y pidiendo al jefe que me aislen con unos plásticos o algo.

En cualquier caso, Don Pablo me ofreció acompañarle a él y a los chicos a la Proniño del domingo y ni lo dudé porque para el domingo estaría yo ya curado, seguro. Objetivo: confirmar la buena marca de la carrera Liberty y si era posible, mejorarla un poquillo, ¿no?

Pero llegó el día de la carrera y mi tos perruna seguía acompañando a una voz cazallera pero bueno, el caso era ir, participar y hacer un entreno a buen ritmo y de paso sudar un poco para echar todos los bichos fuera. Habíamos quedado en el metro Ronda de la Comunicación, y como nunca había ido por allí me sorprendió el tinglado que tiene Telefónica montado en eso que se ha venido en llamar Distrito Telefónica. ¡Cacho instalaciones! Y la verdad es que en el aspecto organizativo de la carrera también estaba todo bastante bien pensado con los cajones de acceso por tiempos estimados para que la gente se fuera colocando bien, stands de marcas ofreciendo degustación de productos (me sorprendió lo de las gominolas energéticas y me parecieron muy ricas) y hasta animación infantil para los más peques (tras la carrera grande llegarían las carreras de los más niños). El día, además, muy bueno para correr porque el vientecito era fresco. Tardaron unos minutos más de la cuenta en dar la salida, pero en cuanto nos largaron no me pareció que hubiera mucho agobio para poder correr sin problemas: calles muy anchas en un distrito de nueva creación. Eso es lo mejor y lo peor que se puede decir de un recorrido: mucho sitio para correr, poca gente para animar. Además un recorrido muy rompepiernas con subidas y bajadas, ninguna podía considerarse un gran repecho, pero sí que eran largas y tendidas y al final acababan machacando.

En mi caso, pude aguantar el ritmo los tres primeros kilómetros, a partir de entonces, sólo pensaba en llegar o en retirarme. Estaba agotado, como si llevara 35 kilómetros corriendo. Imagino que se tuvo que deber, más que a un bajo estado de forma, a la escasa entrada de aire en los pulmones fruto del gripazo, la inflamación de los bronquios o lo que quiera en que consista eso. Así que no me quedó otra que olvidarme de marcas, apencar con las cuestas y acomodarme en ritmos de hasta 5:10 por kilómetro. Al final conseguí no hundirme por debajo de los 50 minutos y paré el crono en 0:48:37.

Proniño
Con los chavales, Chema Martínez y Martín Fiz.

Después de la carrera, reagrupación de efectivos y foto de familia acompañados de dos figuras/estrellas del atletismo como Martín Fiz y Chema Martínez. Dos auténticos cracs que participaron en la carrera y que después aguantaron estoicamente, siempre con una sonrisa, a todos los corredores, amigos de corredores y familias de corredores que buscaban/buscábamos hacernos una foto con ellos. Muy grandes. Alguno de los chicos de “Correr Te Hace Libre” estaba hasta emocionado. Y eso, en gente que ha pasado por la cárcel, es decir mucho. Espero que en el futuro siga pudiendo decir esto mismo porque en el 2008 también conocí a Urdangarín y hasta me pareció un tío majo.

Epilogo:

Creo que hasta aquí ha llegado la temporada. A partir de julio empieza una historia completamente diferente: la preparación para la maratón de Nueva York (flamante premio Príncipe/¿Princesa? de Asturias de los Deportes 2014) del próximo 2 de noviembre. Será la segunda vez que tenga que entrenar durante el verano. La primera fue en 2001 por la Millennium Marathon Madrid… pero de eso hace ya tantos años que ni recuerdo cómo lo hice. Supongo que adaptaré el garriplán, buscando a lo mejor un poco más de volumen y no tanto ritmos más altos. No voy pensando en llegar a Manhattan para hacer MMP. Quiero disfrutar esa experiencia de correr uno de los Majors hasta el último detalle, siendo consciente de que no se volverá a repetir, no por ganas, sino por el enorme desembolso económico que conlleva. Pero, ¿una vez en la vida? Sí, se puede.

Queda por ver cómo encajo el blog en todo esto puesto que no tengo intención, como ya dije, de ir comentando por aquí mis entrenos. Además tengo que preparar al menos dos asignaturas de Derecho de la UNED para septiembre, más el trabajo, etc. etc. Quizá lo aparque una temporada y sólo suba crónicas de las carreras en las que participe. Al menos hasta mediados de septiembre, una vez que  se hayan acabado los exámenes.

Por otra parte, en la primera quincena de julio tendré vacaciones y mi familia y yo buscaremos relajarnos unos días del agobio acumulado de todo el año en Lanzarote… siempre que al Gobierno no se le ocurra a última hora volver a dejarnos sin paga extra a los funcionarios. 😉

Felices entrenos.

Anuncios

9 comentarios en “V Carrera Proniño: la crónica

    1. Rober, estoy fatal, pero en el resto tienes razón. Gracias por estar ahí. Tú me tienes en ascuas con tu progresión. Qué va a ser lo siguiente, un Ironman? 😉

  1. Bastante bien te salio para como estabas, yo igual ni hubiera corrido.Respecto a la maraton de Nueva York puro lujo y como es un lujo haras bien en disfrutarla, ir tranquilito reteniendo en la retina cada instante que esa maraton no se puede hacer siempre, ni mucho menos. Suerte con los examenes Carlos y felices vacaciones¡¡¡, Lanzarote te encantara, un sitio fantastico.

    1. Así es como quiero correrlo, Rafa, disfrutando y reteniendo todo. Creo que va a ser la primera carrera en la que me lleve hasta cámara de fotos o algo para grabar. :). Lanzarote ya está aquí, mi mujer y yo ya lo conocemos, ahora a ver qué le parece al heredero 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s