Preparando un maratón: vol. 7

Lunes, 10 de febrero de 2014 a las 7:10 a.m. Vuelta al trabajo después de estas dos semanas de vacaciones cuidando del heredero y vuelta a la báscula. Parece que esta vez ha sido la báscula la que se ha tomado unas vacaciones y ha dejado de funcionar. Mejor, no me gustaban sus últimas declaraciones así que a partir de ahora me pesaré “por sensaciones” sin ninguna “Pepita” Grillo que venga a fastidiar.

Como viene siendo habitual, no empecé los entrenamientos hasta el viernes, los primeros días porque tenía las piernas algo cargadas de la media de Fuencarral, después porque ya me he hecho a la idea de que los entrenos van en finde y me lo tomo con muuucha relajación.

Lo peor de este experimento que estoy haciendo y que llamo ‘plan de maratón’, es que no hay ningún día de rodajes-basura, carreras tranquilas de esas en las que uno sale a disfrutar, despacito, entreteniéndose en el paisaje, la música o la lluvia caer, pero sobre todo sin estar pendiente del cronómetro. Francamente: los echo de menos. Los tres días de plan suponen en algún momento u otro, elevados niveles de exigencia para mi estado de forma y, sobre todo, para mi peso, como últimamente la fenecida báscula me venía recordando.

El viernes, y empezamos ya a cortar el bacalao, tocó el rodaje a ritmo sostenido idéntico al de la semana pasada, es decir, tras dos kilómetros de calentamiento, 6 a 4’45” el kilómetro. Nada particular ni reseñable. Ni contracturas, ni vientos ni ná. Lo único, a pesar de que suene a la queja común por el mal tiempo que parece que a todos nos ha puesto de acuerdo, y que tan bien la ha reflejado Epícteto en su entrada “El Corredor y la Nostalgia del Temporal“. Lo único, digo es que, a pesar de la lluvia del día anterior, me empeñé en sacar la manga corta a entrenar porque necesito sol y calorcito, porque odio el mal tiempo y porque en vez de ‘calentamiento global’ parece que vayamos a un ‘enfriamiento local’, que yo me acuerdo de que en mis primeros maratones llegaba al Maratón de Madrid, en abril, negro como un tizón (salvo una banda blanca en la muñeca izquierda que es donde llevaba el cronómetro).

El sábado, y antes de la comilona que por el cumpleaños de mi cuñado se iba a celebrar en casa de mis padres, me fui “de series”. Esta semana ya un poco más “durillas”, a 4’25″/km, cinco segundos más rápidas que la semana pasada y con el clásico kilómetro de recuperación entre cada intervalo de 2.000 metros. Bien de sensaciones, en ningún momento tuve la sensación de no poder llegar a completarlas a ese ritmo aunque soy consciente de que ya voy poniendo cara de haber chupado un limón cuando corro. La semana que viene quería aumentar el ritmo a 4’20”, así que corrí el último mil a 4’18” y juro que creí que me habían arrancado el hígado. Así que ya veré llegado el momento qué pasa esta semana. La nota negativa fue una mala elección de mallas que me rozaron y a la hora de la ducha vi las estrellas.

Para el domingo me había planificado una tirada larga de 18 kms a un ritmo suave de 5’20″/km, y fui a ritmos de 5’05”-5’10” los primeros kilómetros. Pero algo en la cabeza se me metió que no hacía más que repetirme que empezara a grabarle a fuego al cuerpo el ritmo de 5 minutos el kilómetro, que es el que quiero para la maratón, y que no lo demorara más, que cuanto antes nos acostumbremos a él, mejor. Así que como parece que el organismo lo aguanta y no sufre demasiado (excepción hecha de las rozaduras en las ingles del día anterior, también llamadas daños colaterales), pues a por ello. Al final salieron 18,1 kms en poco más de 1h29m (4’57″/km). No está mal.

Los números:

  • Kms. totales de la semana: 43,5
  • Kms. acumulados del plan: 271,4
Anuncios

6 comentarios en “Preparando un maratón: vol. 7

  1. No está mal la semana y el ritmo de la última tirada si ibas cómodo va muy bien. Lo de acumular todo en fin de semana , no sé, muy innovador, quien sabe,a lo mejor está naciendo un nuevo garriplan para maratón
    Gracias por la mención. Un abrazo

  2. Otro que corre mucho….ir a 5:20 ¿comodo??, que suerte teneis todos….jajaja, y si te das un dia de ir mas tranquilo???, bueno tu eres el que controla eso del plan.
    Un abrazo y mucha suerte¡¡¡.

    1. Jajaja! Lo mismo me pasa a mí cuando leo a esos blogueros que hacen ritmos de 4:15 en sus entrenos y las series de mil por debajo de 4! Y es que todos lo vemos desde nuestra óptica! Pero no te quejes que ya eres sub 50 en 10.000: has pasado al club de los rapidillos 😉
      Un abrazo también para ti. Gracias por pasarte por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s