De runners, joggers, bloggers y la madre de Brian

Hace muchos años, en aquel maravilloso foro de atletismo popular que era elatleta.com, y que por alguna desconocida razón hace años dejé de frecuentar, se creó una agria polémica cuando un forero, forista o como se diga; colgó un mensaje poniendo en duda que se pudiera llamar “corredor” a gente que no era capaz de bajar de cuatro minutos por kilómetro (para los no iniciados: eso es correr… y mucho). Le dijeron de todo, menos bonito, claro. Y me volví a acordar de ello hace unos días cuando leyendo a otros bloggers me dio la sensación de que se han empezado a establecer diferencias entre los “runners” (lo de corredores es cosa antigua y ya no es cool) y los “joggers” (los lentillos que empiezan a correr para bajar de peso y que, en teoría, pueden acabar siendo “runners”).

Yo reconozco que hay diferencias entre corredores, pero sinceramente no pondría el énfasis en la velocidad. Para mí, la mejor definición de runner que he oído nunca se la he escuchado hace bien poco a mi hermana pequeña (no corredora, jogger esporádica), cuando me dijo que los corredores somos “los de la secta”. Y es verdad, ese es para mí el elemento que nos diferencia de cualquier “correteador” ocasional: la mente. Seguramente no haya pensamiento tan recurrente para un corredor como el de salir a correr. No quiero tampoco que se me malinterprete, no  digo que nuestra vida se circunscriba al acto de correr y que todo gire en torno a eso. Dios me libre. La vida es mucho más que la carrera a pie y, es más, siempre he pensado que sentir una atracción enfermiza por cualquier actividad, ya sea el deporte, las cartas, el tabaco, la comida, los videojuegos, los libros o lo que sea, es para hacérselo mirar muy seriamente.

Lo que digo es que yo, como corredor, he “interiorizado” el running, he hecho de correr algo tan cotidiano, tan habitual tan natural, que ya forma parte de mí y junto a otros muchos como yo, “los de la secta”, salgo a correr sin pensar por qué y sólo porque me apetece, porque está en mi naturaleza ser corredor, y no me importa que sea primavera, verano, otoño o invierno; que haga un sol de justicia, que el viento me zarandee, que llueva a mares o una densa niebla impida que pueda ver más allá de mis narices. Los corredores siempre saldremos con nuestra ropa estrafalaria a patear calles y caminos, parques, rotondas, pistas forestales o lo que se nos ponga por delante. Yo, porque soy corredor, seguiré levantándome por las mañanas y calzándome las zapatillas para salir a entrenar, de la misma manera que cualquier persona “normal” se levanta y se prepara el desayuno porque eso es lo natural. Y estoy seguro de que hay muchos como yo que también se levantan por la mañana para lo mismo, o entrenan cuando vuelven de trabajar, o salen los fines de semana sin faltar uno salvo causa de fuerza mayor. Su actitud mental es idéntica a la mía y es lo que nos diferencia del resto, sin importar que sus hábitos o su físico sean distintos al mío, ni que sus ritmos sean más rápidos o más lentos. Es la mente lo que nos une, el ser conscientes de que correr nos deja listos para afrontar el día.

Por eso los corredores podemos preparar maratones y seguir planes de entrenamientos al pie de la letra. Porque no nos cuesta autoimponernos entrenar (es lo que hacemos todo el año sin proponérnoslo). Otra cosa es que luego las sesiones de entrenamiento sean demasiado exigentes y nos agoten hasta el punto de hacérsenos muy cuesta arriba… pero el runner siempre pensará que incluso eso es mejor que quedarse en casa.

Así que cuando la gente descubre que corres y, sobre todo, que te entrenas para una maratón, normalmente te dicen aquello de: “huy, qué fuerza de voluntad tienes, ¿no?”. Entonces tú bajas la cabeza, miras al costado y con una media sonrisa sueltas aquello que oíste a Terry Jones haciendo de madre en “La Vida de Brian” cuando le preguntan si fue violada por un romano:

– Bueno… al principio sí.

Anuncios

2 comentarios en “De runners, joggers, bloggers y la madre de Brian

  1. Bueno, muy bueno. Yo sobre todo me doy cuenta que soy corredor en dias como ahora, dias que estoy lesionado y no puedo salir a correr. Estoy que me subo por las paredes.
    Y lo de los tiempos, la verdad, respeto y admiro por igual a los que hacen mucho menos que yo y aquellos que hacen mas pero que disfrutar y lo viven como yo.
    Y joder que me encanta levantarme a las seis y salir a poner las calles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s