A veces me pregunto

A veces me pregunto por qué no puedo llevar un diario de entrenos y decir que hoy corrí 8 kilómetros entre jaras y encinas, con el sol del estío en la nuca, parándome en los arroyos a beber, a verter sus aguas cristalinas por mi cabeza y seguir corriendo, con los ojos puestos más allá de la línea del horizonte, observando las nubes por encima de los pájaros, por encima de las fuerzas de un loco que corre entre colinas a las dos de la tarde de un abrasador julio, en los campos que separan España y Portugal.

A veces me pregunto por qué no cuento que corrí 17 kilómetros por el carril bici de un Madrid atípica e ilógicamente acogedor. Entre amapolas, margaritas y espigas, con ese inconfundible olor a primavera, con los primeros rayos de sol merecedores de ese nombre calentándome la piel y descubrirme pensando que sí, que viviría así y aquí, por siempre.

A veces me pregunto por qué no cuento que arranqué aquellos 6 ridículos kilómetros a la pereza, a la fuerza magnética de la cama que me centrifugaba entre sus sábanas para protegerme del frío, de ese aliento que al salir de casa se hiela en la garganta, de ese sudor que se convierte en cristal, en reflejos de purpurina a la luz anaranjada de las farolas antes de que el sol, o lo que sea y tenga fuerzas para alzarse detrás de las nubes, siquiera haya hecho intención de salir en los largos y gélidos inviernos de Alcalá de Henares.

A veces me pregunto por qué no cuento que corrí 12 kilómetros bajo la lluvia entre hojas secas y calles vacías, buscando los charcos adrede, disfrutando de cada zancada como de una travesura infantil, con la sonrisa en la boca, con la ropa empapada y el pensamiento puesto en la promesa de una ducha caliente y otoñal, dispuesto a que las endorfinas y la ropa seca hagan su trabajo.

A veces me pregunto por qué no puedo llevar un metódico diario de entrenos y no dejar de ver en cualquier paisaje y estación el camino hacia la libertad.

Anuncios

2 comentarios en “A veces me pregunto

  1. Para mi planificar cada entreno seria quitarle la diversión de ponerme las zapatillas y salir cada madrugada solo con la intención de buscar el amanecer. Que unos días son 10 otros 8 km, que nos días voy mas rápido y unos mas lento, no son el fin por los que salgo a correr. Solo son el medio por los que consigo sentirme un poco mejor.

    …… perdón por la charleta…jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s